Por: Eduardo Jiménez J.

        ejimenez2107@gmail.com

        ejj39@hotmail.com

 

Javier Fuentes-León se hizo conocido por su ópera prima, Contracorriente, suerte de “lección moral” (salida del closet como declaró el director) sobre los amores prohibidos entre dos hombres. Esta vez nos sorprende con un thriller con rasgos fantásticos.

 

Edo Celeste es un escritor de novelas policiales muy vendidas. Ha anunciado la culminación del ciclo sobre el detective Felipe Aranda, con la novela que se encuentra escribiendo. En su pasado, tiene un amor que no puede olvidar: su novia desaparecida misteriosamente el día del terremoto en Ica, frente a la configuración de rocas en la Bahía de Paracas que parecen un elefante. Existen una serie de hechos que en vísperas del séptimo aniversario de la desaparición, llaman la atención de Edo, incluyendo una “encarnación” del personaje central de sus novelas.

 

Estamos ante un thriller con toques de policial, misterio, motivación sicológica, “novela negra”, coronado todo por el género fantástico, donde realidad y ficción se van mezclando, hasta diluirse una en otro y alterar completamente “la realidad” con un giro de tuerca final sorprende. (También se puede leer como una metáfora del antagonismo permanente entre el escritor y su personaje).

 

A diferencia de otros thrillers parecidos, donde se aguarda una “sorpresa final” revelada al espectador que a la vez “lo sorprenda” y explique toda la trama claramente; esta vez la revelación no ha querido aparecer demasiado abrupta ni evidente, sino irla dosificando para que el espectador se vaya dando cuenta, hacerla un tanto ambigua, y revelarla luego en toda su plenitud.

 

Como ya se ha anotado, ello requiere un espectador atento, activo, “cortazariano” (el director es muy adicto a los cuentos de Cortázar), caso contrario “se va a perder” en la trama (esa “discreción” manejada en la resolución ha causado que muchos espectadores, habituales consumidores del cine norteamericano que explica hasta el mínimo detalle la trama, salgan confundidos de la sala). Ello no quita que no se disfrute del suspenso logrado, de principio a fin, conforme se va profundizando en esta suerte de rompecabezas para armar, como el que elabora el protagonista.

 

Existen ciertos elementos recurrentes con respecto a su anterior filme: el giro de historias tradicionales (en Contracorriente la historia de amor centrada no entre un hombre y una mujer, sino entre dos hombres, en El elefante… la revelación final); la “presencia de fantasmas” que adquieren protagonismo corpóreo (Santiago en Contracorriente, Celia en El elefante…); las locaciones costeñas (el realizador ha declarado que encontró las de este filme cuando buscaba las de Contracorriente); un secreto revelado al final.

 

Mención aparte merece el uso de las locaciones de la ciudad de Lima, sobretodo la Lima nocturna, que se “sienten” como parte de la trama y no meros decorados, así como la magnífica dirección de actores, desde los principales hasta los secundarios (lo que si es un poco difícil de creer es que acá, en Perú, pueda haber un escritor de novelas policiales, ex policía por añadidura, que viva de sus libros y venda miles de ejemplares como sucede en Estados Unidos o Europa).

 

Estamos ante el manejo con mano segura que acomete Javier Fuentes-León, en un thriller de impecable factura, muy por encima de otros filmes de similar naturaleza.

 

 

Una buen thriller, de impecable factura:

 

EL ELEFANTE DESAPARECIDO

Dir. y guión:Javier Fuentes-León

c/ Salvador del Solar (Edo Celeste), Angie Cepeda            (Mara de Barclay), Lucho Cáceres (Felipe Aranda/Rafael Pineda),  Vanessa Saba (Celia Espinoza), Andrés Parra (Ferrer), Tatiana Astengo (Fiscal Sanchez)

Perú/2014/Thriller sicológico***/Estrenos

 

Por: Eduardo Jiménez J.

        ejimenez2107@gmail.com

        ejj39@hotmail.com

 

Parece que existe buena relación entre el joven director Jake Kasdan y la actriz Cameron Diaz. Juntos trabajaron en la amena Bad Teacher (Malas enseñanzas), continuaron con Sex Tape (llamada en español Nuestro video prohibido o Algo pasa en la nube) y se anuncia la segunda parte de Bad Teacher.

 

Como Malas enseñanzas, la historia parte de un hecho real (en el caso de Bad teacher, del hecho que en las escuelas públicas norteamericanas, los profesores dan las claves de los exámenes estatales a sus alumnos a fin de ganar un bono de obtener estos altas calificaciones). En Sex tape que las relaciones matrimoniales se desgastan con el tiempo y el interés por el sexo, vivo cuando son novios, cede a las obligaciones familiares (cuidado de los hijos, mantenimiento del hogar, preocupaciones financieras), siendo relegadas a un segundo plano las relaciones íntimas.

 

Annie y Jay descubren que su relación marcha por la monotonía y deciden reavivar el fuego de antaño, por lo que deciden filmarse teniendo sexo. Lo que desconocen es que automáticamente la tablet usada sube a la nube todo lo filmado y los amigos de la pareja verán la grabación, por lo que deciden ir en búsqueda de todos los aparatos de sus conocidos.

 

Estamos ante la comedia de enredos, donde un hecho sencillo se va complicando hasta tornarse en insostenible para los personajes, contando con momentos logrados (el de la persecución del perro es uno de los mejores, con toques de humor negro). Sin llegar a extremos, ni pretender ninguna crítica social, se maneja en sus límites y como entretenimiento se deja ver.

 

NUESTRO VIDEO PROHIBIDO [Sex tape] 

Dir: Jake Kasdan

Guión: Kate Angelo, Jason Segel

c/ Cameron Diaz (Annie), Jason Segel (Jay)

EEUU/2014/Comedia***/Estrenos

 

 

BOYHOOD

on 16 octubre, 2014 in ESTRENOS | No Comments »

Por: Eduardo Jiménez J.

        ejimenez2107@gmail.com

        ejj39@hotmail.com

 

Richard Linklater se ha especializado en un cine intimista, de relaciones familiares o muy cercanas que se van desenvolviendo en el tiempo. Otro elemento esencial de su cine es el tiempo. Como el paso de este va perfilando esas relaciones. Prueba de ello es su trilogía de los “Antes” (Antes del amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer), donde va desarrollando las relaciones entre Jesse y Céline en un arco temporal de alrededor de veinte años, desde su juventud hasta su madurez.

 

Esta vez el proyecto ha significado seguir los pasos de Mason desde los seis años hasta los dieciocho, cuando ingresa  a la universidad.

 

Para ello no se ha contado con distintos actores que representen la edad del protagonista, como es lo usual, sino que se ha grabado en doce años “el crecimiento” de todos los protagonistas, principales y secundarios, haciendo rodajes anuales de pocas semanas por doce años consecutivos. La tarea es difícil y ardua, debido a que los actores no pueden estar disponibles o incluso fallecer alguno de ellos; pero, hubo suerte y se consiguió rodar con los mismos actores todas las escenas.

 

La historia comienza cuando Mason, de seis años, se muda con su hermana y madre de regreso a Texas, a fin que la madre –recientemente divorciada- termine sus estudios universitarios y pueda conseguir un mejor empleo. En el ínterin vemos las distintas relaciones de la madre, los sucesivos fracasos matrimoniales y el crecimiento de Mason, quien se perfila como un artista.

 

Se dice que este sería el filme de despedida de Linklater. No lo sabemos, nunca existe un adiós seguro en los realizadores –como en los escritores-; pero que ha redondeado esa forma de hacer cine, manteniendo su independencia y alejándose de los estereotipos dominantes en Hollywood, lo mantiene como uno de los referentes del cine actual norteamericano. Bien vale la pena revisar su filmografía, aprovechando esta pequeña joya.

 

BOYHOOD

Dir y Guión: Richard Linklater

c/ Ellar Coltrane (Mason), Patricia Arquette (Mom), Lorelei Linklater (Samantha), Libby Villari (Grandma), Ethan Hawke (Dad)

EEUU/2014/Drama*****/Estrenos

 

James Franco es más conocido como actor; pero tiene una multifacética vena artística: escritor de cuentos, guionista, director de cortos, documentales y ficción, rubro este último donde termina una película y comienza otra inmediatamente. Incansable, nos hace recordar al desaparecido cineasta alemán Rainer Fassbinder, aunque sin llegar todavía a la calidad visual de este último.

 

James Franco acepta también retos grandes, como llevar a la pantalla complejas novelas, como las de William Faulkner. Es el caso de Mientras agonizo (titulado el filme en español como El último deseo y Una muerte silenciosa) y la barroca El sonido y la furia, opus del cual estamos con deseos de ver cómo ha podido adaptar novela tan difícil de llevar al cine. Será cuestión de ver. Ojalá su nombre como actor permita que sus obras de director sigan llegando. (Igualmente tiene en su haber una biopic sobre el controversial escritor Bukowski).

 

Grosso modo, Mientras agonizo trata del noble deseo de una familia de granjeros pobres de llevar los restos de la madre difunta a ser enterrados en su lugar de origen, para lo cual deben hacer un viaje bastante accidentado para la época (inicios del siglo XX). No solo vemos los avatares que deben superar, sino “sentimos” los pensamientos que trascurren en los personajes, sus deseos, frustraciones y preocupaciones.

 

Esa es la parte más difícil de la adaptación, dado que en las novelas de Faulkner discurren más pensamientos o sentimientos de los personajes que acción propiamente. En Mientras agonizo se enfocan los distintos puntos de vista de los personajes, entre principales y secundarios. En la adaptación muchos de los secundarios fueron suprimidos y los puntos de vista distintos fueron “visualizados” utilizando el recurso de partir la pantalla; así cada parte de la pantalla corresponde a “la visión” de cada uno de los personajes. Pero este recurso llega en un momento a saturar por exceso. Quizás la adaptación hubiese quedado mejor reduciéndolo todo a un solo punto de vista, el de un narrador omnisciente, recurso que utilizó Francisco Lombardi (1985) al adaptar La ciudad y los perros de nuestro Nobel Mario Vargas Llosa (gran deudor de las técnicas de Faulkner) y que si bien sacrificó gran parte de la narración original, permitió un producto más digerible para el espectador.

 

En el cine se produce el principio que de una mala novela se puede hacer una buena película, pero de una buena novela, difícilmente. En fin, Mientras agonizo vale como un intento de un joven cineasta que está buscando caminos y para ello se arriesga.

Eduardo Jiménez J.

ejimenez2107@gmail.com

ejj39@hotmail.com

 

MIENTRAS AGONIZO [As I Lay Dying]

Dir: James Franco

Guión: James Franco, Matt Rager, basado en la novela de William Faulkner

c/ James Franco (Darl Bundren), Tim Blake Nelson (Anse), Jim Parrack (Cash), Ahna O’Reilly (Dewey Dell), Logan Marshall-Green (Jewel), Brady Permenter (Vardaman Bundren), Danny McBride (Vernon Tull), Beth Grant (Addie Bundren)

EEUU/2013/Drama***/Estrenos

 

 

 

IDA

on 13 octubre, 2014 in ESTRENOS | No Comments »

Es poco común espectar una película polaca, más con la gran sensibilidad y preciosidad formal dentro de su laconismo narrativo que contiene Ida.

 

Estamos en los años 60 en la Polonia comunista y una novicia va a recibir los votos. No obstante ello la Madre Superiora le recomienda que visite al único familiar que le queda, una tía, hermana de su madre, a la cual no conoce. Luego de un encuentro frío e incómodo, ambas deciden visitar el lugar donde los padres de Ida fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Desde ese ángulo, se trata de ir al encuentro del pasado, de conocer los orígenes (Ida se descubre de origen judío y no católico como suponía), del trauma que significó la guerra y como, literalmente, “se echó tierra” a los abusos que se cometieron. Pero también trata, tangencialmente, el tema de los juicios contra “los enemigos del pueblo” que se dieron a fin de consolidar el dominio comunista. Juicios simulados, donde la tía de Ida, Wanda, como magistrada, tuvo una participación decisiva.

 

Esas “revisiones históricas” se producen en la confrontación con su pasado que lleva a cabo Ida y en la remezón que sentirá Wanda de todo el horror visto y vivido (que luego le causará el suicidio).

 

Pero ese peregrinaje existencial no estaría completo sin el conocimiento de los placeres sensoriales por parte de la protagonista, a fin de reafirmar su fe en Cristo. La sustitución que hace de la tía muerta, claramente cuando se pone sus zapatos y su ropa, permite que pruebe “las tentaciones de la carne”, a fin de conocer mejor el mundo, lo que a su vez posibilitará reafirmar su fe. (Algo así como “conocer el pecado”, para estar más cerca de Dios).

 

Laconismo narrativo, pocos personajes que reflejan el vacío existencial en que se mueven, rituales, todo ello en un blanco y negro que resalta aún más la parquedad narrativa y estiliza las formas, hacen de Ida uno de esos filmes que se ven con placer e inteligencia al mismo tiempo.

Eduardo Jiménez J.

ejimenez2107@gmail.com

ejj39@hotmail.com

 

IDA  

Dir: Pawel Pawlikowski

Guión: Pawel Pawlikowski, Rebecca Lenkiewicz

c/ Agata Kulesza (Wanda), Agata Trzebuchowska (Ida)

Polonia/2013/Drama****/Estrenos

 

Por: Eduardo Jiménez J.

        ejimenez2107@gmail.com

        ejj39@hotmail.com

 

El haber obtenido una estatuilla a mejor actor por su ópera prima, Corazón rebelde (Crazy Heart, 2009), le permitió a Scott Cooper cimentarse en la industria fílmica y, sobretodo, conservar su independencia en los proyectos a los que se avoca.

 

Esta vez nos trae la historia de Russell (Christian Bale), obrero en una acería del este, con un hermano menor (Rodney) que casi siempre se mete en problemas, de los que debe sacarlo. En la primera parte de la cinta vemos en su accionar a los personajes, completando la contraparte con un arreglador de apuestas de boxeo (Petty) y un desquiciado y violento criminal (DeGroat).

 

Es en ese interactuar que vamos descubriendo a los personajes y sus dramas. Rodney que no puede controlarse y ha regresado más violento de la guerra en Irak; Russell que trata de cuidarlo, así como a su padre enfermo y a su pareja (Lena), que lo abandona cuando ingresa a la cárcel por un infortunado accidente de tránsito. No es propiamente una película de acción, sino de decisiones que deben tomar sus protagonistas, las consecuencias que ello conlleva; y una suerte de destino que afecta sus vidas más allá de su voluntad.

 

La resolución por ello no termina en una acción desenfrenada, sino en una violencia mínima que resuelve el conflicto.

 

Es cierto que existen muchos elementos que nos recuerdan al filme El francotirador (The Deer Hunter, Michael Cimino, 1978), sea en personajes (como el de Russell), hechos (la caza del ciervo) o decisiones (tratar de salvar infructuosamente a los amigos o a los familiares de un infierno). No obstante esas coincidencias, La ley del más fuerte tiene personalidad propia.

 

LA LEY DEL MÁS FUERTE  [Out of the Furnace]

Dir: Scott Cooper

c/ Christian Bale (Russell Baze), Casey Affleck (Rodney Baze), Woody Harrelson (Harlan DeGroat), Zoe Saldana (Lena Taylor), Sam Shepard (Gerald ‘Red’ Baze), Willem Dafoe (John Petty), Forest Whitaker (Chief Wesley Barnes)

EEUU/2013/Drama***/Estrenos

 

DECISIÓN FINAL

on 24 septiembre, 2014 in ESTRENOS | No Comments »

Si bien la película tuvo un tránsito fugaz en la cartelera, Draft Day (Decisión final) sorprendió gratamente.

 

El título original alude al día en que los equipos de fútbol americano anuncian las contrataciones de jugadores para la temporada por iniciarse. Previo al anuncio de cada equipo existen tensiones, negociaciones internas, zancadillas, a fin de lucir lo mejor frente a los seguidores del equipo y posicionarse de cara a los anunciantes y los negocios que, como en el fútbol de balompié, desarrolla.

 

Ese día es particularmente tenso para el gerente (Kevin Costner) de uno de los equipos: su pareja le anuncia un embarazo, su madre –mujer dominante- quiere que concurra a las honras fúnebres del padre recientemente fallecido, el dueño del equipo lo presiona para contratar jugadores famosos y tiene las presiones del entrenador, el resto de jugadores y agentes a fin que contrate a sus allegados. Día realmente complicado.

 

Todo el relato trascurre sobre los hombros de Costner: vemos a un hombre de acción, muy hábil para negociar, afrontando y solucionando los problemas que se le presentan, manteniendo una aparente calma que en cualquier momento puede trasformarse en ira.

 

Por la temática, se nos viene a la memoria una película que en otro tono y estilo, trata el tema de los entretelones del fútbol americano: Un domingo cualquiera (Any Given Sunday, 1999) de Oliver Stone, aunque enfocado en un entrenador (Al Pacino) crispado y temperamental, muy distinto al personaje que encarna Costner, más “equilibrado”.

 

Vale la pena apreciar Decisión final, tanto por la madurez interpretativa, casi diríamos “clásica” que tiene Kevin Costner, ya despojado del momento de fama que vivió en el pasado (realmente es un gran actor), como por el propio filme, hecho por un artesano con solvencia narrativa como Ivan Reitman.

Eduardo Jiménez J. 

ejj39@hotmail.com

 

DECISIÓN FINAL [Draft Day] 

Dir: Ivan Reitman

Guión: Scott Rothman, Rajiv Joseph

c/ Kevin Costner (Sonny Weaver), Jennifer Garner (Ali), Ellen Burstyn (Barb Weaver), Frank Langella (Anthony Molina), Denis Leary (Coach Penn), Chadwick Boseman (Vontae Mack), Josh Pence (Bo Callahan)

EEUU/2014/Thriller***/Estrenos

PERRO GUARDIÁN

on 17 septiembre, 2014 in ESTRENOS | No Comments »

Por: Eduardo Jiménez J. 

        ejj39@hotmail.com

 

Creo que a estas alturas ya no cabe duda del boom de producciones nacionales que llegan a las salas comerciales, fenómeno que no se explica únicamente por el “desembalse” de proyectos fílmicos, sino demuestra la tenacidad de jóvenes realizadores que, en circunstancias adversas, se atreven a realizar su primer largometraje, facilitado en gran medida por la rebaja en costos que implica el uso del digital. Su opción es el llamado “cine de género” (comedia, drama, thriller), con el cual pueden “conectar” con el gran público, desinteresado en las producciones nacionales por largos años. Si la tendencia continúa y se consolida podemos hablar ya de una nueva generación en el cine peruano que, a diferencia de la generación de Lombardi y compañía, se forja en las condiciones que impone el mercado y no en el apoyo estatal directo (que sigue siendo necesario). De esa generación pueden salir obras interesantes como Asu mare o la bajo comentario Perro guardián. Veremos.

 

Esta vez la producción viene de la mano de un dúo de jóvenes directores que en asociación con Carlos Alcántara como estrella principal (deseoso de ampliar su registro actoral más allá de lo cómico), trae un thriller que alude a un hecho de nuestra historia reciente: la amnistía que a mediados de los años noventa concedió el gobierno fujimorista a los militares que violaron derechos humanos en la lucha antisubversiva y como, pocos años después, con la restauración de la democracia, ello queda sin efecto y se produce el proceso judicial a muchos que perpetraron atrocidades al amparo del poder del Estado.

 

En ese contexto histórico se introduce la historia ficticia de “Perro” (Carlos Alcántara), exmilitar destacado en el pasado a las zonas subversivas, ejecutor extrajudicial implacable, y dedicado en la actualidad al sicariato.

 

Lo interesante no es tanto las acciones criminales que realiza el personaje, sino ese conflicto interno no verbalizado que lo va haciendo dudar de los actos que comete. Para ello es importante la tensión del personaje, esa contención de fría serenidad que en cualquier momento está a punto de estallar (como en la escena del mendigo redimido que sube al bus a pedir limosna). Esa tensión solo se manifiesta con ciertos gestos del personaje en el escenario de una ciudad igualmente agresiva, “chirriante” en sus sonidos, una ciudad que es retratada en sus aspectos más sórdidos, acompañado de una fotografía fría y de tonos oscuros.

 

Existen personajes claves que sirven para llevar adelante la trama como “El Apóstol” (un extraordinario Reynaldo Arenas que regresa al cine luego de mucho tiempo), personajes (aparentemente) redimidos como El padrino o la niña desamparada (Mayra Goñi) que despierta el lado paternal de “Perro”.

 

En ese extremo se ha comentado la similitud con Taxi Driver (la redención del pecado, la purgación por medio del fuego, la niña que representa el ángel que debe ser liberado); pero el diseño del personaje principal no es tanto el del célebre filme de Scorsese, sino por su laconismo y escasa gestualidad del personaje central, más se parece al León del filme de Luc Besson, El profesional.

 

El final abierto, donde el personaje huye con la chica en medio del desierto (símbolo de la soledad) invita a una posible secuela.

 

PERRO GUARDIÁN

Dir: Bacha Caravedo, Chinón Higashionna

Guión: Bacha Caravedo

c/ Carlos Alcántara (Perro),  Reynaldo Arenas (Apóstol), Ramón García (El Padrino), Mayra Goñi (Milagros), Miguel Iza (Mendieta), Juan Manuel Ochoa (Ormeño)

Perú/2014/Thriller***/Estrenos

 

John Turturro es más conocido como actor que como director. Con un puñado de películas en su haber, se ha consolidado como un realizador “indie” (independiente) en los predios del cine norteamericano.

 

Esta vez nos trae una comedia acompañado del gran Woody Allen, fungiendo solo de actor en un papel a su medida (el de judío neurótico y parlanchín).

 

Fioravante (Turturro) y Murray (Allen) son dos grandes amigos y socios en una librería de incunables que debe cerrar por falta de clientes: el internet, los libros electrónicos y el poco interés actual en libros antiguos y raros han traído la bancarrota a estos dos amigos.

 

A Murray se le ocurre un negocio para agenciarse de fondos: prestar su amigo, con bastante atractivo y magnetismo con las mujeres, los servicios de gigoló, consiguiéndole los contactos necesarios a cambio de una comisión.

 

No tan convencido Fioravante, accede por necesidad, iniciándose en el negocio más antiguo del mundo. Sus clientas, de los sectores sociales altos, dan una buena retribución por los servicios prestados más una sustanciosa propina, comenzando con la médica que encarna la legendaria Sharon Stone.

 

Todo va bien hasta que se cruza con Avigal, una viuda que pertenece a los sectores más tradicionales del judaísmo y que no puede todavía superar la muerte de su esposo, un rabino respetado en su comunidad. El interés recíproco con Fioravante hará que despierte los celos de Dovi, un judío que encarna al policía de la comunidad y, por tanto, resguardo de “los valores” de esta.

 

Estamos ante una comedia de enredos, con toques de romanticismo, en la cual los protagonistas se van descubriendo cómo son: Fioravante un tanto taciturno pero efectivo en los placeres sensoriales gracias a la empatía que siente con sus clientas, Murray como “buen negociante” y con familia mixta (su mujer, Othella, es negra), Avigal con el lastre de su dolor marital, y las insatisfechas y bi-sexuales Parker y Selima.

 

La comedia nos abre al mundo judío, para tomarles el pelo a esos judíos ortodoxos que, al pie de la letra, siguen las antiguas enseñanzas (la escena del “juicio” a Murray por parte de los rabinos es bastante elocuente). Como apuntamos Woody Allen se encuentra “en caja” en el rol, mientras Turturro representa al latin lover hollywoodense. Y si bien el final no es el típico “happy end”, donde el chico se queda con la chica, es más un final abierto, como la vida que, pese a todo, continuará para estos dos amigos.

 

Pequeña joya y que brilla justamente por ser sui generis, distinta a las usuales comedias románticas.

Eduardo Jiménez J. 

ejj39@hotmail.com

 

 

 

 

Quizás la comedia sea un género más difícil que el drama. Los riesgos a que salga fallida sea por exceso o por omisión se presentan a cada momento. Fernando Villarán ha sabido sortearlos con empeño y habilidad, y su carta de presentación es una apreciable ópera prima.

 

Balo, Domingo y Ricardo son tres ancianos que acuden a las honras fúnebres de un querido amigo. En el velorio nace una teoría conspirativa de Balo -quien, por la edad, tiene ideas obsesivas- según la cual el amigo habría sido asesinado por su esposa, Leticia, por lo que deciden robarse las cenizas del difunto e irlas esparciendo en los lugares donde los amigos disfrutaron sus mejores años: el estadio a fin de presenciar un encuentro del Sport Boys, equipo emblema del Callao, recorrer el antiguo estadio Telmo Carbajo, visitar los bares de antaño, robarse la bandera del equipo rival de aquellos años –el Atlético Chalaco- y hasta buscar a la novia perdida de su amigo, culminando en el primer puerto para esparcir las cenizas en el mar al compás de un grupo musical criollo; y, a fin de mantener la atención en vilo, la persecución incansable de la viuda a este trío para que le devuelvan las cenizas de su amado esposo.

 

Estamos ante la comedia de amigos que se reencuentran luego de años y que ello les va a permitir hacer un balance existencial de sus vidas. Qué hicieron, qué dejaron de hacer, de qué se arrepienten, todo ello matizado con la nostalgia del tiempo ido y expresado muy bien en la música criolla que se escucha en la banda sonora, “leyendas urbanas” como la gesta del himno del Sport Boys y una ambientación adecuada, sobretodo del Callao histórico, ese con casas a medio derruir, que todavía conservan el sabor y prestigio de mejores tiempos.

 

Si bien no llega a las reflexiones agridulces con toques de humor negro, propias de la gran comedia italiana de los años 50 y 60, de la cual –como ya se ha apuntado en otros comentarios- es tributaria Viejos amigos, quedando más bien en un humor epidérmico, no por ello se puede soslayar las magistrales actuaciones de los tres protagónicos, gracias a ellos y a cómo han caracterizado a sus personajes, la película se sostiene de principio a fin.

Eduardo Jiménez J.

ejjlaw@yahoo.es